Skip to content. Skip to navigation
Sections

Alianzas Internacionales

6. Incrementar el Poder de las Alianzas Internacionales

Nuestros países comparten especies de aves, que a su vez comparten hábitats y enfrentan amenazas comunes. Los programas y recursos que apoyan los enfoques coordinados de conservación trinacional han logrado grandes resultados a la fecha. Sin embargo, la reducción constante de las poblaciones de aves terrestres y el continuo deterioro generalizado de los hábitat, indica que aún hay mucho trabajo por hacer. Por ello es necesario expandir las capacidades de las alianzas internacionales y desarrollar nuevos mecanismos para lograr las metas en conservación.

Instrumentación Total de los Proyectos Trinacionales de NABCI

La Iniciativa para la Conservación de las Aves de América del Norte (NABCI por sus siglas en ingles) promueve un enfoque estratégico para la conservación de las aves y sus hábitat, con base en la identificación de áreas de importancia continental. Desde la creación de NABCI en 1999 se han establecido las siguientes cuatro Alianzas Regionales en México, con el fin de facilitar y promover la comunicación, la colaboración internacional y las acciones de conservación: Yucatán, Marismas Nacionales, El Triunfo y Pastizales del Desierto Chihuahuense. Consolidar el apoyo internacional para la implementación completa de las Alianzas Regionales, ayudará a la conservación de una gran cantidad de especies de interés internacional. 

SonoranJointVenture_p34.jpg
Personal de la Comisión Nacional de
Áreas Naturales Protegidos de México
analizan los planes de educación
ambiental que respaldan los
objetivos de conservación de la
Alianza Regional Sonorense.
Foto por Jennie Duberstein 

Incrementar el apoyo a Alianzas Regionales Transfronterizas

Existen dos Alianzas Regionales de carácter binacional: La Alianza Regional Sonorense, o SJV y la Alianza Regional del Rio Bravo, o RGJV por sus siglas en inglés respectivamente. Ambas Alianzas se enfocan en la protección de más de 100 especies de aves de alta prioridad de conservación en zonas áridas, selvas caducifolias y bosques de pino-encino del noroeste de los Estados Unidos y del norte de México. Se necesita incrementar los apoyos para éstas y otras alianzas transfronterizas con el fin de mejorar sus capacidades y ampliar los incentivos para la conservación de los hábitat, para promover el involucramiento de las comunidades y para el fortalecimiento de capacidades locales, incluyendo entrenamiento en conservación y ecoturismo, el uso de materiales educativos, el monitoreo de poblaciones y la investigación. De la misma forma, la Alianza Regional de la Costa del Pacífico se extiende más allá de la frontera entre Canadá y Estados Unidos, lo que genera oportunidades de proteger las aves prioritarias de los bosques templados del oeste. 

Las Alianzas Regionales de Sonora y el Río Bravo

SP_p34_JointVentures_MAP.jpg
Las Alianzas Regionales de Sonora y el Río Bravo operan en el área donde se encuentra el mayor número de especies cuya conservación depende de la responsabilidad compartida entre México y los Estados Unidos.
 

Fortalecer y Expandir los programas de financiamiento para la Conservación Internacional de Aves

Para alcanzar las metas de la Visión trinacional de Compañeros en Vuelo, es necesario incrementar sustancialmente el financiamiento y mejorar las capacidades internacionales. Los esfuerzos de conservación se beneficiarán con el incremento de los recursos asignados a los programas ya existentes, como los Programas Internacionales del Servicio Forestal, el Servicio de Parques de los Estados Unidos, el programa Park Flight, el programa Alas del Sur de la Asociación de Agencias de Pesca y Vida Silvestre y el Programa de Canadá para América Latina. Estos programas gubernamentales podrían tener impactos más positivos si son complementados o potenciados con inversiones de la iniciativa privada, organizaciones de apoyo internacional, así como el sector empresarial.

En particular, se recomienda incrementar los recursos destinados al Acta de Especies Migratorias Neotropicales (NMBCA por sus siglas en ingles) promulgada por el Congreso Estadounidense en el 2000, con el fin de establecer un programa de subsidios para la conservación de las aves migratorias. Entre 2002 y 2008, NMBCA apoyó 260 proyectos en 36 países. En esos 7 años, los más de $25.5 millones de dólares invertidos han complementado $116.5 millones de dólares en fondos de coinversión y $6.1 millones de fondos adicionales. Estos proyectos han tenido un impacto positivo en más de 768,902 hectáreas de hábitat para las aves. No obstante, muchos proyectos de calidad que podrían tener gran impacto en la conservación no reciben financiamiento por falta de fondos. Si se incrementaran los fondos hoy existentes mediante el Acta a $10,000,000.00 dólares al año (actualmente son $4,500,000.00 dólares) el impacto positivo del programa mejoraría notablemente. 

Adoptar Políticas y Mercados Verdes en todo el Continente

En 1994 el Acuerdo para la Cooperación Ambiental de América del Norte estableció un precedente internacional al adoptarse en paralelo con un tratado de libre comercio. La Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) que ha sido líder en proyectos trinacionales de conservación de aves, representa un foro ideal para explorar nuevas políticas de cooperación que apoyen las metas de conservación de Compañeros en Vuelo, además de ser un mecanismo de negociación formal para Norteamérica. Es necesario que los foros gubernamentales existentes, como el Comité Trilateral para la Conservación y el Manejo de la Vida Silvestre y los Ecosistemas, tomen las decisiones políticas necesarias para lograr cumplir con nuestra visión trinacional de conservación de las aves. El sector no gubernamental (ONG’s) puede influir al establecer nuevas alianzas con el sector privado a fin de incrementar el apoyo financiero a la conservación de las aves. Las ONG’s son un sector ideal para desarrollar y promover programas de certificación de turismo, negocios y prácticas de uso del suelo que apoyan la conservación. Los negocios pueden prosperar sin tener que destruir el capital natural o los servicios ambientales de los que dependemos. 

 

Alianzas Voluntarias para Especies de Alto Interés

 
 

Recuperar especies al borde de la
extinción resulta muy costoso.
Algunos grupos de trabajo
internacionales son un excelente
modelo a seguir para identificar
las amenazas y necesidades de
conservación de especies de alto
interés que no se encuentran
protegidas por las leyes federales
y así ayudar a revertir sus
disminuciones poblacionales.
Estas alianzas, donde participan
organismos gubernamentales,
academia, grupos conservacionistas y el sector privado, pueden ayudar a
recaudar fondos para compra y
manejo de tierras, así como para
apoyar la investigación dirigida a
la búsqueda de soluciones de
conservación que sean
económicamente viables.

CeruleanPartnership_p35.jpgEl Grupo Cerúleo/
The Cerulean Warbler
Technical Group
incluye entre sus asociados a
productores de madera, minería de carbón y producción de café, ONG’s conservacionistas e investigadores universitarios, etc. provenientes de toda el área de distribución de la especie durante la reproducción e invernación. Otros ejemplos son la Alianza Alas Doradas/Golden-winged Warbler working group, El Grupo Técnico Internacional de Trabajo para el Tordo Canadiense/ International Rusty Blackbird Technical Working Group, y el Grupo de Trabajo del Zorzal de Bicknell/Bicknell’s Thrush Working Group.

 
  Chipe cerúleo (Dendroica cerulea) por Greg Lavaty  

Crear Alianzas que Operen con Base en Datos que Apoyen a los Tomadores de Decisiones

Los avances recientes en la tecnología basada en Internet han generado nuevas alianzas enfocadas en compartir datos en pro de la conservación de aves. Los proveedores de datos y los usuarios pueden ayudar a difundir herramientas de conservación y de apoyo para a la toma de decisiones. Estas alianzas sirven como centros de acopio y conexión sobre resultados de investigación acerca de prácticas mejoradas para el manejo para las aves, que van desde lineamientos para reducir mortandades directas en las aves, a incentivos económicos para las comunidades, hasta planes estratégicos de recuperación para especies en peligro. Como un ejemplo, recientemente se formó la Alianza sobre el Conocimiento de las
Aves ( Avian Knowledge Alliance, en inglés) con el fin de promover el uso de protocolos estandarizados y dar acceso centralizado a datos de monitoreo de aves a través de la Red de Conocimiento sobre las Aves (Avian Knowledge Network), la cual alberga más de 70 millones de registros de aves de todo el hemisferio occidental. Otros sistemas de información, como Avesmx (www.avesmx.net, www.avesmx.conabio.gob.mx) y Aves Neotropicales pueden apoyar a educadores, políticos, manejadores y otras personas que toman decisiones.

La Puerta de Entrada al Hemisferio

Si bien este esfuerzo trinacional es un gran paso en pro de la conservación de las aves del hemisferio occidental, dos tercios de nuestras especies de aves terrestres se comparten también con otros países de la región y mucho más de mil millones de aves migran cada año a través de nuestras fronteras hacia el Caribe, Centro y Sudamérica. La única manera de asegurar el futuro de las 4,200 especies de aves terrestres del hemisferio, así como el de los ecosistemas de los que dependen, es incrementar decididamente la colaboración y comunicación con los demás países. Avanzar sobre lo que se ha logrado mediante las alianzas existentes, como por ejemplo el Grupo de Trabajo de Compañeros En Vuelo de Mesoamérica, y mediante el desarrollo y fortaleciendo de alianzas con el Caribe y Sudamérica, será posible
atender las acciones de conservación más urgentes para las aves del hemisferio.

 

Back_ArrowNext_Arrow