Skip to content. Skip to navigation
Sections

Pérdida de Abundancia

Bird_Thingy_Graphic.jpg

Además de las especies que por estar severamente amenazadas son de alto interés trinacional para la conservación, el proceso de evaluación realizado por Compañeros en Vuelo, identificó otras 42 especies que son consideradas comunes, pero cuyas poblaciones han disminuido en un 50% o más en los últimos 40 años (Ver Apéndice C). Estas especies se encuentran prácticamente en todos los tipos de hábitat y anidan principalmente en Canadá y los Estados Unidos. Hay indicios de que muchas especies comunes de México podrían estar también disminuyendo de manera dramática, pero no se cuenta con información poblacional de largo plazo para la mayoría de las especies mexicanas. Las reducciones poblacionales de especies comunes son un indicador muy importante del deterioro de la salud del ambiente.

SP_p16_BirdsDecline_CHART.jpg

Especies Comunes que Disminuyen Drásticamente

La pérdida combinada de 42 especies que muestran disminuciones poblacionales estrepitosas, se estima de manera conservadora en unos impresionantes 800 millones de aves reproductivas, dos tercios de las cuales aún estaban presentes hace tan sólo 40 años. En total más de la mitad de las 882 especies de aves terrestres de América del Norte, muestran señales de disminuciones poblacionales de cuando menos un 15%. Esta pérdida en la abundancia de las aves es particularmente importante desde el punto de vista de los servicios ambientales que proporcionan. Para revertir las disminuciones poblacionales, es necesario atender las causas subyacentes en cada hábitat, más que intentar trabajar especie por especie.

Estas especies se encuentran en todos los ecosistemas terrestres. Muchas de ellas son migratorias y dependen de una variedad de hábitat para completar su ciclo biológico. Por ejemplo, las selvas tropicales perennifolias son importantes tanto para las especies residentes como para las migratorias durante el invierno.

SP_p16_LeftMAP.jpg

Las especies comunes han disminuido en un 50% o más a lo largo de Norteamérica. La mayoría de estas especies se reproducen en el norte de los Estados Unidos y el sur de Canadá (arriba). En el invierno estas especies se concentran en la porción sur de los Estados Unidos y en México (abajo).

 

 BlackFacedAntThrush_p17.jpg   Selvas perennifolias:
Muchas especies tropicales de amplia distribución en selvas perennifolias, como por ejemplo el Hormiguero cholino cara negra (Formicarius analis, izquierda), el Gavilán cabeza gris (Leptodon cayanensis) y el Picolezna liso (Xenops minutus) parecen haber disminuido en más de un 50% en México, debido a la reducción de sus hábitat primarios en el último medio siglo. Estos ecosistemas tropicales son también el hábitat principal de otras especies comunes que han disminuido dramáticamente, pero en México no existe información de monitoreo de largo plazo que nos permita identificarlas.
     
RuffedGrouse_p17.jpg  

Bosques Templados:
Entre las aves que muestran disminuciones más dramáticas en los bosques templados, están las especies dependientes de hábitat perturbados o que están en etapas tempranas de la sucesión, por ejemplo, el Gallo de la pradera rufo (Bonasa umbellus, izquierda), el Tapacamino cuerporruin norteño (Caprimulgus vociferus), el Colibrí zumbador rufo (Selasphorus rufus) y el Chipe de pradera (Dendroica discolor). El manejo del mosaico de parcelas de bosque de diferentes clases de edad, así como la preservación de los regímenes naturales de perturbación, tales como los incendios, son estrategias necesarias para revertir las disminuciones poblacionales de muchas especies de los bosques templados.

     
LoggerheadShrike_p17.jpg  

Zonas Áridas:
Muchas especies comunes en zonas áridas, como por ejemplo el Alcaudón verdugo (Lanius ludovicianus, izquierda), el Baloncillo (Auriparus flaviceps), el Chivirín saltarroca (Salpinctes obsoletus) y el Gorrión de Brewer (Spizella breweri), han perdido más de la mitad de sus poblaciones reproductivas en los últimos 40 años. El chaparral, la los matorrales abiertos y los matorrales xerófilos han sido severamente perturbados y están amenazados por la rápida expansión de plantas introducidas, el desarrollo de infraestructura para la industria eléctrica y el avance de los asentamientos urbanos.

     
GrasshopperSparrow_p17.jpg  

Pastizales templados:
Las aves de pastizal han sufrido una de las más dramáticas y estrepitosas disminuciones poblacionales entre todas las aves terrestres de América del Norte. Esto incluye a numerosas especies muy comunes en los paisajes rurales como por ejemplo, el Gorrión chapulín (Ammodramus savannarum, izquierda), el Pradero tortilla con chile (Sturnella magna), el Tordo arrocero (Dolichonyx oryzivorus), el Gorrión arlequín (Chondestes grammacus) y la Alondra cornuda (Eremophila alpestris). Generar incentivos para promover prácticas agrícolas amigables con las aves, así como la protección efectiva de pastizales nativos, son medidas esenciales para revertir las disminuciones poblacionales de las aves de pastizal.

     
 RustyBB_p17.jpg  

Bosques boreales:
Las disminuciones estrepitosas afectan también a residentes permanentes como el Carbonero Boreal (
Poecile hudsonicus) a migratorios de zonas templadas como el Tordo canadiense (Euphagus carolinus, izquierda) y a migratorios de larga distancia como el Chipe corona negra (Wilsonia pusilla). El ritmo y extensión actuales de las industrias que extraen recursos naturales, amenazan la integridad de las zonas de reproducción del norte del continente, es decir, de nuestra “guardería boreal”. No obstante, aun existen vastas áreas de bosques boreales que ofrecen inmensas oportunidades para

.

     
 Comm-Nighthawk_p17.jpg  

Áreas Urbanas:
Entre las especies con disminuciones drásticas se encuentran también muchas aves generalistas, adaptadas a condiciones urbanas, tales como el Chotacabras zumbón (Chordeiles minor, izquierda), el Vencejo de Chimenea (Chaetura pelágica) y el Carpintero de pechera (Colaptes auratus). Garantizar la existencia de espacios urbanos verdes y reducir la mortalidad de las aves por colisiones con estructuras creadas por el hombre y por el uso de plaguicidas, beneficiará tanto a las aves generalistas urbanas como a las aves migratorias.

  Fotos, de arriba a abajo, Manuel Grosselet, James Livaudais (2), Greg Lavaty, Danny Bales, Greg Lavaty

 

Back_ArrowNext_Arrow